Imagen de ANDREW GONZÁLEZ.

 

“Todo es una elección de mi alma”

 

Hace días que estoy detectando una extraña creencia espiritual que ha disparado mi alerta chamánica. En las consultas privadas varias personas me han afirmado con total convencimiento que todo lo que les ocurre en la vida es una elección de su alma antes de regresar a la Tierra  y encarnar en su nueva existencia. Afirmar este argumento es alimentar un gran parasito de auto engaño que está muy implantado en nuestro inconsciente cegado por un ego que se regocija en la culpabilidad y limitación. Es una gran mentira… y una terrible manipulación.

 

Durante varias décadas me dediqué a la terapia regresiva una técnica que me permitió aprender lo importante que es el pasado a todos los niveles y su influencia en el momento presente y futuro. En la dimensión del alma no existe el tiempo de la manera que lo entendemos en la Tierra, para el espíritu todo existe en el presente, a la vez, todo está unido, entrelazado, hilado, aquí y ahora. Nuestra esencia funciona en la presencia.

 

Antes de regresar a la Tierra hay una especie de “juicio” donde seres muy elevados nos acompañan para establecer las directrices de nuestra nueva existencia, aquellas situaciones, experiencias, personas que van ha contribuir en un único propósito; la enseñanza y evolución de nuestro espíritu.  En el camino de la vida, en el galimatías de regresar a la Tierra, todos estamos unidos para vivir una nueva experiencia humana e ir al encuentro del amor, de aquella energía de la cual venimos y a la que regresamos en un viaje único como es la vida. Fascinante!

 

“Los guardianes de la verdad”

 

Respira profundamente e Imagina que estas en una gran sala completamente iluminada. Su energía es liviana, sutil e impregna con delicados aromas toda la estancia. Frente a ti hay seres como soles, únicamente se percibe su aureola, su energía neutra. Estás a punto de regresar a la Tierra. Ahí se decide todo. Y ahí es donde tu parte de sabiduría profunda sabe lo que necesita para su avance esencial.

 

Los seres espirituales, como son los guías te van a sugerir, aconsejar e inducir en las decisiones de tu vida, jamás te obligaran ya que deben respetar el libre albedrío de la persona en su propia biografía.  El cometido de esos seres que están en el “juicio” antes de volver a encarnar es muy diferente. Estos “guardianes de la verdad” pueden y deben imponer aquello que necesita la esencia para avanzar. Estos seres tienen la potestad de velar sobre aquello que es importante, trascendental, existencial para la futura persona y tienen la habilidad de vislumbrar aquellas deudas pendientes, lo que se dejó en la vida anterior o vidas pasadas para proseguir con ese aprendizaje y quizás, cerrar ese episodio en esta próxima experiencia humana.

 

“Decidir e imponer para crear un nuevo mapa”

 

En ese “juicio” el alma a veces está muy perdida. Los impactos del pasado todavía hacen mella y las emociones negativas no están trascendidas. No puede tener una visión neutra de lo que necesita en esa constante carrera de coraje y amor que es la vida. Ahí es donde actúan como una espada de Damocles  los “guardianes de la verdad”. Insaciables en sus conjeturas, dan la posibilidad de decisión hasta que se produce un hecho relevante que necesita volver a registrarse para afianzar el aprendizaje y tener la oportunidad de aceptarlo, liberarlo y trascenderlo.

 

Pongamos  un ejemplo: una mujer que en su última vida acompaño a  su pueblo como curandera muere quemada como bruja en la época de la Inquisición de la Edad Media. Esa atrocidad se realiza en una plaza pública con la presencia de toda la comunidad que tanto ayudo,  acusándola, gritándola, insultándola como hereje. Antes de llegar a la agonía final escucha las últimas palabras de su verdugo: “muérete en el infierno”.

Y así acaba su vida. El espíritu se eleva, deja la Tierra, pasa por diferentes etapas (ya lo explicaremos en otros artículos) hasta llegar al momento antes de su nueva vida en su “juicio”. Que momento más importante. Ahí actúan los “guardianes de la verdad” especialmente en la elección de su padre en la próxima existencia donde le imponen a su verdugo, aquel hombre que la mato en la Inquisición, como padre para liberar esa memoria negativa contra los hombres y el abuso de poder contra lo sagrado. Recordemos que fue quemada acusada de bruja cuando era una sanadora que ayudaba a los más necesitados.

 

“No todo, es lo que parece”

 

Como vas a elegir aquello que te torturo y arranco la vida? No, eso  es una gran mentira. El volver con tu maltratador es  algo que se impone por qué es muchísimo más importante la liberación de esa memoria y el aprendizaje que el elegir una persona más cómoda. Por eso existen esas afinidades o antipatías con personas que no sabemos nada de ellos. Es una cuestión de vibración, frecuencias y movimientos.

 

Al creer que todo lo elegimos incluso lo destructivo y negativo estamos supeditados a un ego muy bajo, inferior y denigrante que “alimenta” un diablo muy profundo y grande. Y eso nos enlaza con un “no sé qué” universal que triunfa sobre la única energía de la vida que es el AMOR. Empecemos a sentir nosotros nuestra auténtica sabiduría, lo genuino que nada tiene que ver con estar todo el día en la red, leer libros o estar pendientes de los demás. Lo que no suma resta. Y lo que resta…. fuera.

 

Ana Hatun Sonqo

Día 10/07/2017

 

Pin It on Pinterest