Cuenta la leyenda que había un feroz dragón que atacaba el reino atemorizando a todos sus habitantes. Para apaciguar a la feroz bestia decidieron entregarle cada día dos corderos para satisfacer su hambre evitando que atacase la villa. Cuando los animales empezaron a escasear, enviaron a una persona escogida por sorteo y un sólo cordero. Cierto día fue la princesa la escogida por sorteo para acompañar al cordero. Sea como fuera, de camino hasta la cueva del dragón, la princesa se encontró al caballero Jordi, el cual luchó hasta matar al dragón clavándole su espada y salvando la vida de la princesa y de los habitantes del reino. De la sangre que brotó del cuerpo sin vida del dragón nació una rosa roja que el caballero ofreció a la princesa.

Y desde entonces, es tradición en Catalunya, el día de Sant Jordi, 23 de abril, regalar una rosa roja a la enamorada, como si de un caballero y una princesa se tratara. Y ellas regalan un libro, recordando el fallecimiento de los grandes de la literatura europea, Cervantes, Shakespeare y del hispanoamericano Inca Garcilaso.

Feliz Diada de Sant Jordi.

Pin It on Pinterest