Mientras escuchaba una de las canciones que más me gustan de Simon & Garfunkel me he topado con el descubrimiento de Martin Seligman, psicólogo de la Universidad de Princenton: perros sometidos a descargas eléctricas de las que no podían escapar, aprendían a no hacerlo cuando tenían la libertad de hacerlo. Cuando se asume el desamparo, nos invalida para avanzar, crecer o actuar. Hay muchas formas de revertir ese aprendizaje que niega nuestro ser, tanto desde la ciencia como desde el chamanismo, gracias al las plantas sagradas, maestras.

Hazlo

Todos hemos visto a nuestro alrededor personas que caen en el desamparo y se abandonan a cualquier avance.

– La perpetuidad de los problemas siempre es un auto-afirmación que bloquea el cambio; siendo la mayoría de esos problemas pasajeros les dotamos de una autoridad que nos real.

– La implantación de un mandato. Aunque nos parezca enorme, un problema o un temor no deja de ser un globo que anhela ser pinchado por el alfiler de nuestra voluntad.

– La identificación de nosotros con el problema. Cuando emerge el miedo, lo tenemos que asimilar como lo que es de verdad, el umbral para avanzar y mejorarnos: una oportunidad para Ser.

En frente de todo esto, ¿te atreves a dar un paso al frente? ¿Cómo afrontas los miedos o problemas?

Ana Hatun Sonqo

Pin It on Pinterest

Ir al contenido