º

Como celebrar el Equinoccio de otoño.

La próxima fecha importante que debes señalar en tu agenda es el equinoccio de otoño donde podrás aprovechar sus energías para “sacudir” aquello que es superfluo desprendiéndote de lo sobrante para ir hacia adentro.

La Gran Madre Tierra nos da todo aquello que necesitamos para transitarla en armonía y equilibrio, tan solo debemos sintonizarnos con este hogar y aprender de sus ciclos. Vamos a compartir unas referencias relacionadas con el otoño, la época en que nos comenzamos a preparar para días más fríos y noches más extensas. El otoño es la estación de las cosechas (maíz, girasol, uva) y de las emigraciones de aves.

Los solsticios y equinoccios marcan el inicio de las estaciones y ocurren cuatro veces al año, pueden parecer similares y generar confusión. Pero no son lo mismo.

La palabra Equinoccio proviene del latín (aequinoctium ) y significa “noche igual”. Es un fenómeno astronómico en el que la noche y el día se equiparan en duración y a partir de esa fecha las horas de oscuridad o las de luz de van incrementando según sea el de otoño o el de primavera.

Este año 2021, el otoño comenzará el 22 de septiembre a las 21 horas y 21 minutos hora oficial peninsular y tendrá una duración de 12 horas aproximadamente, es decir, acabará a las 09 horas y 21 minutos del día  23 de septiembre del 2021.

A partir de ese momento tendremos más horas de oscuridad que irán incrementándose hasta llegar 92 días después al solsticio de invierno, el 21 de diciembre, jornada con menos horas de luz  donde tenemos la noche más larga del año.

Diferencias entre equinoccio y solsticio.

Los equinoccios marcan el equilibrio entre la luz y la oscuridad y los solsticios los periodos con más o menos horas de luz del año.

El solsticio, del latín solstitium (sol sistere), quiere decir “Sol quieto”. Es así porque el astro está en su punto más bajo o más alto del cielo -según el hemisferio- y luego volverá a bajar o a subir en la posición respectivamente.

El motivo por el que ocurren ambos fenómenos se debe a la inclinación del eje de Tierra respecto a su órbita. Según el planeta rota, el Sol se sitúa más hacia el norte o más hacia el sur. En el punto medio de este recorrido de la estrella se producirá el equinoccio, justo cuando se sitúa sobre el ecuador de la Tierra. De esta forma, los rayos inciden con el mismo ángulo en el hemisferio norte y en el sur haciendo que noche y día duren lo mismo.
El solsticio es radicalmente opuesto en ambos lados del mundo: el día más corto y el día más largo.
Como se indicaba anteriormente, ambos fenómenos tienen en común que ocurren dos veces al año y que marcan el inicio de las estaciones pero cada uno lo hará con sus propias fechas. Los equinoccios se dan en septiembre, el de otoño  y en marzo, el de primavera. Los solsticios ocurren en diciembre dando paso al invierno y en junio con el comienzo del verano.

Rituales del equinoccio de otoño.
Sabemos que los equinoccios y solsticios dan inicio a las estaciones, periodos que poseen unas características muy determinadas en consonancia con la Tierra y la Creación. Te revelamos algunos rituales que te ayudan a estar en buena sintonía.

1-      Da la bienvenida al otoño levantando un pequeño altar con los cuatro elementos:

Una vela.

Un incienso.

Un pequeño recipiente con agua.

Un cuarzo.

Elementos que tenga que ver con el otoño. (Hojas y flores secas, piñas, castañas, bellotas, calabazas, granadas, etc.)

Al llegar la hora de entrada del otoño conéctate con todas las personas que dan sus respetos a la estación en ese preciso momento, con la tierra  y contigo por permitirte vivirlo.

Medita visualizando la Tierra y sus habitantes con una buena unión llena de amor.

Deja consumir la vela y recoge el altar, aunque si lo prefieres,  lo puedes mantener durante todo el equinoccio de otoño.

2-      Lleva al campo cuatro tipos diferentes de semillas (arroz, maíz, lentejas, garbanzos, etc.). Plántalas con gratitud por la cosecha que está en ti y comprométete a realizar cuatro acciones en tu vida que escribirás en un papel. Después pondrás el papel en una bolsita de tela de color marrón y  la guardaras en tu mesita de noche o armario. Las acciones deben estar relacionadas con:

Algo personal para ti.
Un beneficio para la tierra.
Una acción para un desconocido.
Otra para alguien que te daño.
Es muy importante lo mantengas en secreto, que no digas nada a nadie lo que estás haciendo y que realices la totalidad de las acciones antes de tres meses.  El día del solsticio de invierno, en diciembre, prende una vela de color rojo y quema el papel con las acciones. Entierra las cenizas en tierra.

3-      Realiza un ayuno el viernes con infusiones o agua sin ingerir ningún alimento. En ese día valora lo que conseguiste, lo que debes transformar, lo que debes eliminar, lo que debes hacer. Elabora una ruta para trazar tus objetivos en un plazo de tres meses.

4-      Cambia armarios, ordena, despeja y sobretodo regala aquello que ya no utilices. Y limpia, limpia y limpia.

5-      Visita un bosque, disfruta del otoño y de todos los seres de la naturaleza.

6-      Agradece todo lo que eres. Da gracias por los alimentos recibidos en las cosechas y por poder comer. Da gracias por el cobijo que te protege en el próximo invierno. Da gracias por vivir. ¡Gracias!

7-      Reúnete con personas en un ritual para celebrar la llegada del otoño como el retiro espiritual de Chamanismo para todos. Enlace.

El equinoccio de otoño marca el final del verano, el calor deja paso al frio y prepara la llegada del invierno donde las personas empiezan a pasar más tiempo dentro de las casas. La tierra nos ha brindado sus frutos que están en las despensas, agradecemos el poder compartirlos con la familia y amigos.
Bendecimos este tiempo de calma, descanso y tranquilidad. ¡Bienvenido otoño!

Pin It on Pinterest

Ir al contenido