Retiro espiritual diciembre 2019

Tan solo nos basta dar un primer paso.

Para iniciar un camino debemos dar un paso adelante. Y así avanzar hacia nuestro objetivo, meta o sueño, emprendiendo una acción física que tiene correspondencia con lo espiritual.

En primer lugar este es uno de los periodos más importantes del año donde celebramos el solsticio de invierno, ya que representa el gran nacimiento del Sol. Y su llegada nos otorga las energías de obertura para el próximo ciclo. Además de ser un momento donde renovar la ilusión, aquello que nos alimenta las fuerzas para levantarnos cada día, siguiendo el mantra del Joan Manuel Serrat “hoy puede ser un gran día, plantéatelo así».

Estos son algunos de los elementos ancestrales que nos ayudan a conectar con las nuevas energías:

– En Navidad celebramos el nacimiento de Jesucristo y también de otras deidades como Krishna, Apolo, Horus, Osiris, Dionisios, Tammuz y Mitra. Simbólicamente tenemos la oportunidad de resurgir de las tinieblas para ir a nuestra nueva luz.

Volvemos a nacer.

– Tambien es importante señalar que  la noche del solsticio de invierno es la más larga del año y el día más corto en el hemisferio norte. Sabemos que ahora llega la luz a la tierra como la virgen María dio a luz. A partir de esta efeméride los días se alargan, el sol vuelve a nacer. En el hemisferio sur, al contrario, es el día más largo y la noche más corta.

– El árbol de navidad esta relacionado con el culto a los espíritus arboreos de la naturaleza y el abeto y el pino son árboles de nacimiento. Debido a esa conexión con la Tierra, son excelentes limpiadores de la energía negativa y todo lo que conlleva.

Mientras existe ilusión, todos pueden ser grandes días. Por lo que felicitamos desde aquí a todos aquellos que han dado ese paso ilusionado, para asistir al solsticio de invierno.

Sobran los motivos. Gracias a todos vosotros.  

 

Pin It on Pinterest